Si tienes alguna duda de como vestir o que usar, solo un deja un comentario aquí abajo ▼

sábado, 5 de octubre de 2013

Consejos de maquillaje para: Damas con Cáncer

Tomen en cuenta que no soy una profesional en cosmetología oncológica. Pero desde mi punto de vista personal es importante siempre tener una actitud positiva, no importa por lo que estés pasando no te dejes atribular y sigue adelante, porque jamás se nos impone una carga que no podamos sobrellevar…Recuerda una actitud positiva ayuda enormemente a la recuperación de la salud.
“Lo más importante en la enfermedad, es no desanimarse”. Nikolai Lenin

Los tratamientos de cáncer pueden presentar muchos retos y mucho más cuando se trata de cosméticos y maquillajes. La piel que antes era grasa puede hacerse temporalmente áspera o reseca e incluso hasta el tono de la piel puede cambiar, haciéndola ver diferente. Y a todo esto le añadimos que los tratamientos de cáncer debilitan mucho más el sistema inmunológico o por extensión la pérdida de cabello, cejas etc., por otro lado, debes tomar en cuenta cuidados especiales, por ello presta atención a los siguientes consejos. 

RECOMENDACIONES GENERALES:
  • Lávate las manos minuciosamente antes de maquillarte y reemplaza los productos con regularidad.
  • Siempre protege tu piel del sol. La quimioterapia aumentan la sensibilidad y pueden hacerte mucho más propensa a los daños del sol. Usa protector solar con protección.
  • Los tratamientos de cáncer pueden hacer que la piel se reseque demasiado., sin importar tu tipo de piel, utiliza limpiadores y humectantes cremosos e hipoalergénicos diseñados para piel reseca o sensible.
  • Humecta la piel inmediatamente después de bañarte o lavarte el rostro para lograr una máxima absorción.
  • Toma por lo menos ocho vasos de agua por día. Un sistema hidratado significa una piel bien hidratada.
  • Todo empieza desde adentro. Por ello, come muchas frutas y verduras; tu dieta afecta tu piel más de lo que te imaginas. Estos alimentos contienen mucha agua y ayudan a mantener la piel saludable.
  • No te frotes la piel con esponjas u otros accesorios ásperos para el baño. Utiliza siempre esponjas suaves y a la hora de secarte hazlo suavemente.
  • Mucho cuidado con las exfoliaciones, pues esto puede hacer que la piel sensible se lastime y se ponga roja. 


UÑAS:
Cuidado de las uñas: En muchas ocasiones la quimioterapia pueden dañar las células que crecen en las uñas y piel. Las uñas pueden volverse demasiado frágiles, por ello, es recomendable hacerse una buena manicura, realizadas por especialistas que conozcan del tema ¿por qué esto? Pues hay que saber diagnosticar lesiones en cutículas y no tocarlas,  hay que tener mucho cuidado con los productos que puedan dañar las uñas. Una excelente recomendación son las cremas hidratantes, eso sí, a la hora de lavar platos, o limpiar ten mucho cuidado con los  detergentes, lo ideal es utilizar guantes. Se  aconseja aplicar productos hidratantes después de realizar dichas tareas.

TU PIEL:
Higiene de la piel:  Es fundamental que limpies tu piel con productos no abrasivos, es decir que no lastimen tu piel, una leche limpiadora puede ayudarte a tener una piel más fresca y tersa, limpiar con abundante agua suavemente, tonifica la piel y por ultimo pero no menos importante, opta por cremas hidratantes para tu tipo de rostro o piel. No olvides que la piel puede sufrir alteraciones como hiperpigmentación, sequedad,  irritación cutánea o  sensibilidad a la radiación. Es de vital importante protegerte del sol, un protector solar siempre será aconsejable.
Protección solar: Muchas bases para el rostro ya incluyen protector solar. Si por el contrario la tuya no lo incluye, es de vital importancia que te apliques un poco de protector solar antes de utilizar tu base de siempre, trata de elegir un protector que contenga SPF de 15 o más. No olvides utilizarlo siempre que puedas, así estarás evitando que se tapen tus poros.

Corrector: Cubre tus ojeras y otras decoloraciones del rostro, con un corrector en tubo o crema. Mucho cuidado con el polvo porque tiende a retenerse en las fisuras de la piel como arrugas etc., y esto harán resaltan aún más la piel reseca.
Base de maquillaje: Debido a los tratamientos de radiación y a la quimioterapia, la piel del rostro puede cambiar drásticamente viéndose: sensible, reseca, áspera o  un tanto amarillenta. Por eso, elige siempre que puedas, productos diseñados para la manera en que tu piel se siente ahora. Eso sí, no olvides que el color de la base que utilices ahora, debe ser igual al de tu tono de piel habitual, esto te ayudará a igualar el color y cubrirá las imperfecciones. Por otro lado, a pesar de que puedan darse imperfecciones, ojeras o rojeces, recuerda que no es recomendable emplear bases de maquillaje demasiado densas o muy fuertes, en caso de utilizarlas opta por las hipoalérgicas  y no comedogénicas (significa que no contiene aceites que te puedan producir brotes en la piel).


LOS OJOS:
Las cejas: Recuerda que las cejas pueden caerse a causa de la quimioterapia. Por eso lo ideal a la hora de “maquillarlas” es darle una apariencia natural.  Si has perdido parcialmente o totalmente los vellos de la ceja, al maquillarlas puedes utilizar productos que permiten trazarla mediante una plantilla, o por extensión, los lápices para las cejas son buena herramienta (utiliza el lápiz de manera que hagas trazos suaves y puedas rellenar los espacios vacíos que existan en tus cejas). No olvides que tatuarse las cejas no siempre es buena idea ya que corres el riesgo de contraer una infección ya que tu sistema inmunológico puede estar debilitado. Por último, presta atención a lo siguiente:
  1. A la hora de elegir el color que vayas a utilizar, lo ideal es que sea un tono igual al de tu cabello. Si el color no es muy  exacto, opta por un tono más claro y nunca demasiado fuerte.
  2. Sostén el lápiz o brocha de manera vertical contra la nariz para determinar dónde debe empezar cada ceja. Marca el lugar con puntos usando el lápiz o la brocha.
  3. Sostén el lápiz o brocha junto a la nariz, justo afuera de cada iris para determinar dónde debe caer el arco. Usa la esquina exterior del ojo para determinar dónde termina cada ceja.
  4. Aplica el lápiz o polvo con trazos ligeros y después fija las cejas con polvo traslúcido. Si se te dificulta crear la forma perfecta, intenta utilizar una plantilla para cejas.
Los párpados: Utiliza un delineador para tus parpados, de un color neutral para acentuar de manera visual la línea natural de tus pestañas y así crearás la "ilusión óptica" de tener pestañas. Si quieres lograr un maquillaje sencillo y bonito humecta esa delicada área de los ojos, eso sí, no olvides que tendrá que ser un humectante diseñado para esa parte del rostro.

Las pestañas: Si tus pestañas aún no se han caído no es muy recomendable usar a diario la máscara y si ha sucedido lo contrario ten cuidado al elegir pestañas postizas, ya que a la hora de su colocación deberás utilizar pegamentos y pueden resultar demasiados abrasivos para el borde de tu párpado. Una idea súper sencilla es hacer trazos con un lápiz a ras del párpado para lograr profundidad y simule visualmente.

LOS LABIOS:
Labiales: Como primer paso es ideal que tus labios siempre estén bien humectados así evitarás que se partan o se resequen. Una excelente idea es optar por labiales en forma de lápiz ya que son cremosos y humectantes, en vez de utilizar barras con fórmulas “duraderas y sin brillos”  que pueden atenuar y hasta empeorar la resequedad de los labios. No olvides elegir colores favorecedores y naturales. En otras palabras se debe elegir barras con componentes hidratantes para cuidarlos, evitando barras labiales fijas que resecan o agrietan las pieles delicadas.
Delineador de labios:
Si no eres amante de los delineadores de labios, estos podrán prevenir que el color de los lápices labiales cremosos se corra, algo que suele suceder habitualmente con este tipo de labiales. No te olvides de que los labios también requieren gran protección solar.



LAS MEJILLAS:
Bronceadores: Si siente que tu piel está más pálida de lo que habitualmente es, trata de optar por rubores en tonalidades bronceadores, esto le darán automáticamente a tu rostro un poco de color “bronceado”, sin excederse.
Blush o rubor: Los rubores o blush con un color adecuado para tu tono de piel, te harán lucir muy bien y radiante, estos tienden a iluminar la piel haciendo que tu rostro se vea más sano y vibrante. Por ello, prueba rubores en crema, tubos o en lápices. Toma en cuenta que los rubores en crema son una excelente porque al aplicar el producto no se acumula en las fisuras del rostro.  Entonces, asegúrate de aplicar bien el rubor en tu rostro para evitar un efecto demasiado drástico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario